302 veces visto

Joaquín Arias, de la vereda Santa Rita de Manizales, es uno de los productores de café que cuenta con consistencia en la industrialización de su café. El próximo 26 de mayo cumplirá 10 años con su marca Café de Altura Santateresita del que vende alrededor de 1.300 libras al mes en Bogotá. “He tenido experiencias buenas y malas, pero el persistir y no desistir me ha permitido tener consistencia en el mercado”. Joaquín Arias está al frente de su café desde el cultivo en su finca ubicada en la vía Manizales – Neira. Allí mismo lo trilla en una máquina propia y posteriormente lo hace tostar en Manizales en Ticchi Café. 

Don Joaquín Arias ha podido llegar al mercado de Bogotá con diferentes estrategias como códigos QR, el voz a voz y dando a conocer su café en eventos locales y nacionales. También le han ayudado los sellos a los que ha accedido a través de la tostadora a la que lleva su café. Su marca ha estado en los concursos de cafés tostados de Manizales, organizado por el Comité de Cafeteros de Caldas y la Alcaldía Municipal – Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural. El llamado que hace a quienes crean su propia marca de café es que no desfallezcan. «He perdido plata, he tenido problemas con los trabajadores, pero aún así hay que seguir. Algo que aconsejo es que no se puede dejar perder un cliente, recuperarlo es muy difícil, hay que entregarle siempre el producto».